Málaga
Está en > Málaga > Iglesia de Santo Domingo de Guzmán

Iglesia de Santo Domingo de Guzmán

La Iglesia de Santo Domingo de Guzmán de Málaga formaba parte del antiguo Convento de Santo Domingo El Real que ocupaba la manzana situada en la zona norte del barrio de El Perchel, en la margen derecha del río Guadalmedina.

La iglesia es muy conocida por ser sede de la Cofradía del Cristo de la Buena Muerte que, por su relación con La Legión, se ha convertido en una de las más emblemáticas de la Semana Santa malagueña.

El Convento de Santo Domingo fue fundado por los Reyes Católicos en 1518 a extramuros de la ciudad medieval. Este convento alcanzó su máximo esplendor en el siglo XVII con el abad Fray Alonso de Santo Tomás, hijo de Felipe IV, que llegó a ser Obispo de Málaga y convirtió el convento en el principal de Andalucía.
Los restos de Fray Alonso reposan en la Iglesia de Santo Domingo de Guzmán y la plaza que se abre ante la iglesia lleva su nombre.

La Iglesia es de estilo gótico-mudéjar de planta basilical, con tres naves separadas por cuatro arcos de medio punto con pilastras corintias, siendo más ancha y alta la central que las laterales.

La nave central se cubre con bóveda de medio cañón. En la cabecera de esta nave se ubica el presbiterio de planta cuadrangular, al que se accede por un gran arco triunfal de medio punto y se cubre con una cúpula semiesférica sobre pechinas.

Las naves laterales están cubiertas con bóvedas semiesféricas sobre pechinas.

Iglesia de Santo Domingo de Guzmán

A la nave de la Epístola (la derecha con orientación desde los pies del templo) se adosan varias capillas:
- Capilla de la Virgen del Rosario, junto al presbiterio.
- Capilla de la Archicofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno del Paso y de la Virgen de la Esperanza, Hermandad trasladada a la cercana Basílica de la Esperanza.
- Capilla de la Virgen de Fátima.
- Capilla de la Hermandad del Cristo de la Humillación y del Perdón y María Santísima de la Estrella.
- Capilla de la Pontificia Congregación del Cristo de la Buena Muerte y Ánimas y Nuestra Señora de la Soledad. Tras una impresionante reja, se encuentra esta grandiosa capilla de planta cuadrada cubierta con una bóveda semiesférica, rebajada sobre pechinas, culminada con linterna. En esta capilla reciben culto los titulares de la Cofradía de Mena: El Cristo de la Buena Muerte y Ánimas, La Virgen de la Soledad y la Magdalena, a los pies del Crucificado.

En la nave del Evangelio (la izquierda con orientación desde los pies del templo) se encuentran:
- La antigua Capilla del Cristo de la Cabrilla, restaurada por la Cofradía del Cristo del Perdón y la Virgen de los Dolores del Puente. Es la capilla con la decoración más rica y elaborada de todo el templo. De planta rectangular, está cubierta con casquete oval, sobre pechinas, rematado por linterna.
- Junto a esta capilla se encontraba la puerta que comunicaba el templo con el desaparecido convento que, en la actualidad, está tapiada, habiéndose sustituido por un vano semicircular decorado con vidriera que representa una alegoría del Espíritu Santo y el escudo de la Orden de los Dominicos.
- Continúan tres capillas de escaso fondo: la Capilla de la Inmaculada, la Capilla de la Sagrada Familia y la Capilla del Bautismo de Jesús en el Jordán.

La Sacristía se encuentra tras la cabecera, es una estancia de planta rectangular y de lados achaflanados, formando un octógono.

Hay otra sala que debía ser la capitular o primitiva sacristia, de planta rectangular y cubierta abovedada, que conserva restos de pinturas murales.

En el patio trasero son visibles algunos restos del convento.

La Capilla de Nuestra Señora de los Dolores se situa en la fachada exterior de la iglesia, en el pasillo de Santo Domingo, frente al Puente de los Alemanes o Puente de Santo Domingo.

Anexa a la iglesia se encuentra la Casa de Hermandad del Cristo de Mena.

El acceso a la iglesia se realiza a través de la fachada principal, que se ubica a los pies de la nave central.


Iglesia de Santo Domingo de Guzmán

La quema de conventos

La Iglesia poseía un valiosísimo patrimonio religioso, destacando dos imágenes de Pedro de Mena: la Virgen de Belén y el Cristo de la Buena Muerte.

En la madrugada del 11 al 12 de mayo de 1931, la iglesia fue incendiada durante el episodio conocido como la «Quema de conventos» que ocurrió pocas semanas después de haberse proclamado la Segunda República, quedando la iglesia totalmente devastada y perdiéndose obras de incalculable valor. El convento quedó en ruinas y fue demolido posteriormente.

La iglesia se restauró a mediados del siglo XX bajo la dirección del arquitecto Enrique Atencia.
En 1988, la orden dominica volvió a Málaga, encargándose de la atención de la parroquia de Santo Domingo. Posteriormente en el año 2012 la iglesia pasó a manos del Obispado de Málaga debido a la marcha de la orden dominica de la ciudad.




Málaga Málaga Málaga